El huracán Sandy y recuperación oscuro de Nueva York

o,

Cosas que hay que tomar durante la insurrección que viene

 

1. La Central Eléctrica de NYU

La Universidad de Nueva York, el tercer mayor terrateniente de la ciudad, tiene su propia central eléctrica independiente. En la noche del apagón, casi todas sus propiedades repartidas por todo el Greenwich Village en Manhattan, estaban iluminadas, y permanecieron así esa noche, aunque muchas están vacías—salvo tal vez las almas torturadas de todos los esclavos que fueron linchados enfrente en Washington Square Park y cuyos huesos son literalmente los cimientos de la mega empresa de NYU.

La central eléctrica de la universidad, situada en 251 de Mercer Street, se extiende una cuadra subterráneamente y es responsable de casi un tercio del consumo de electricidad de la escuela en un día normal. Con el resto del bajo Manhattan en la oscuridad, la planta se puso en marcha para satisfacer la sed de electricidad de los estudiantes de NYU, mientras checaban y volvían a checar sus muros de Facebook y estudiaban para los exámenes parciales que nunca vendrán. El monolítico Kimmel Center, erigido hace unos años tras una batalla contenciosa con los residentes locales, está sirviendo comidas calientes y Wi-Fi para los estudiantes en extrema necesidad de acceder a sus cuentas de Netflix. NYU-ID sólo—los residents del área no son permitidos.

Así como una central de autogeneracoón eléctrica funciona con el calor residual, el poder de la insurrección que viene será generado a partir de la transformación a escala industrial de los burócratas por todas partes. Durante la insurrección que viene, le prometemos que la administración de la universidad y su consejo de Administración Fideicomisaria serán sometidos al examen parcial de sus vidas.

2. Las Armerías

Reservadas por lo general para los ejercicios de instrucción del ejército, espectáculos ridículos de arte, y las ceremonias de entrega de los títulos de la NYPD, los enormes arsenales de Nueva York se convierten en puntos naturales de reunión para los desposeídos de la ciudad en tiempos de crisis, dando ayuda y cobijo a los necesitados. La Armería de Park Slope, en los últimos años un gimnasio, ha sido vaciada de sus corredores de yuppies y totalmente entregada a la gente, proporcionando alimentos, calor y refugio a cientos de personas. El tipo de apoyo mutuo sucediendo aquí es lo que está realmente ayudando a la ciudad a recuperarse del desastre. FEMA y las organizaciones sin fin lucrativo multinacionales no se ven por ningún lado.

Los políticos son una historia diferente. Al ponerse el sol en el sur de Manhattan a principios de esta noche, residentes de Chinatown se congregaron en una plaza pública para obtener el agua embotellada que la ciudad les había prometido. Después de mucha espera, se reveló que el agua ya estaba allí, y que lo que los voluntarios realmente estaban esperando era la llegada del alcalde. Reporteros y fotógrafos en el remolque, el alcalde tenía que ser visto personalmente entregando las botellas. Del mismo modo, el senador del estado de Nueva York fue visto esa madrugada en el Barclays Center en Brooklyn, caminando cautelosamente junto a una cola del autobús de cientos de personas de largo, dándose la mano, posando para las cámaras de los noticieros, y diciéndole a la gente que “mantengan la fe.”

Para todos los que actualmente hacen cola por toda la ciudad, hay algo que se está volviendo cada vez más claro: Cuando el alcalde Bloomberg habla de “recuperación,” lo que quiere decir es la recuperación de Wall Street. Mientras la Bolsa de Nueva York abrió esta mañana con electricidad de emergencia, personas mayores y con discapacidad a literalmente, unas cuantas cuadras de distancia se mantuvieron prácticamente varados en sus viviendas de NYCHA por las autoridades que preventivamente cortaron el agua y la energía—incluyendo el calor y los ascensores—a sus edificios, muchas de las cuales alcanzan más de 20 pisos. Los informes de los voluntarios que se encuentran con los residentes de 80 años y sus lamentos en las escaleras oscuras, sin forma de descender, son desgarradores y numerosos. Pero tal vez estos vecinos pueden oír las campanas de apertura de la Bolsa y estar tranquilos al saber que los engranajes de las finanzas se están convirtiendo, rechinando y moviéndose siempre hacia adelante en una verdadera avalancha de transacciones y números sin sentido.

3. Los Casinos

Mientras Atlantic City se ahoga debajo de cinco pies de agua, sus torres de casino se encuentran en el pantano esmeralda, brillando con un resplandor de emergencia generado por las fortunas perdidas y los futuros gastados. Un horizonte alojado en una funda de papel cristal—pero al bajar al paseo marítimo, hacia el interior, se puede encontrar una ciudad con problemas muy familiares para cualquiera que resida en una ciudad sufriendo de su propio renacimiento sin final. Ni siquiera un monumento a tiempos mejores, de vidrio, completamente nuevo, y de 2,4 mil millones de dólares, puede ocultar la brutal precariedad de la vida en “el patio de recreo más popular del mundo.”

La gente de Atlantic City ha estado bajo el agua durante décadas. Al mismo tiempo, los tanques de oxígeno funcionan, máquinas traga monedas resuenan, y las cartas caen donde los poderosos elijan. Incluso las máquinas conocen su matemática: cuanto más juegues, mejor será su heurística—y peor sus probabilidades.

4. Las Bibliotecas

Aunque sólo sea para ganar calor—tanto físico como espiritual—de la combustión de los documentos en que se basa este mundo cruel.

—New York Year Zero

Cómo ayudar a los esfuerzos de ayuda: http://interoccupy.net/occupysandy
About these ads